Sitio web seguro: maneras de determinar si estás en uno de ellos

sitio web seguro

Un sitio web seguro te garantiza una navegación sin problemas. Si bien la inmensa mayoría de páginas son seguras, algunas no cuentan con medidas específicas para protegerte, por lo que será mejor evitarlas para mantener la seguridad de tus dispositivos y de la información privada que almacenas en ellos.

Como podrás ver, aprender a identificar un sitio web seguro es muy importante. ¿Sabes por dónde empezar? En este artículo te facilitamos todas las herramientas que necesitas. ¡Acompáñanos!

¿Cómo puedes verificar si un sitio web es seguro?

Existen diferentes factores que te permiten identificar un sitio web seguro. Uno de ellos es la propia URL o dirección de la página. Los estándares de seguridad actuales, como el SSL (secure sockets layer o capa de espacios seguros), modifican una parte, la cual puedes utilizar a modo de verificador. Solo tienes que clicar en la dirección que aparece en la barra de búsqueda del navegador y fijarte si empieza por «https». Si es así, estarás accediendo a un lugar seguro con la garantía de tener tus datos protegidos. En caso de que empiece por «http», sin la «s» (de seguro), no lo estarán.

Además, presta atención a que la dirección esté escrita correctamente, ya que podrías acabar en una página web alternativa. En ocasiones, las personas ciberdelincuentes crean páginas web con la intención de suplantar la identidad en Internet de una marca o empresa. Si bien en la mayoría de casos las empresas adquieren diferentes dominios relacionados con su nombre, no está de más que revises si es la correcta o no. 

Otra alternativa para comprobar la seguridad sigue estando en la propia barra de búsquedas. Presta atención al lado izquierdo, cerca de la dirección verás un candado que debería permanecer cerrado. En caso afirmativo, el portal web es seguro, ya que usa un certificado SSL. En caso de que sea insegura, aparecerá un triángulo rojo con una exclamación.

Además de todas estas indicaciones, existen otros factores que puedes verificar. Uno de ellos es la existencia de publicidad agresiva o ventanas emergentes insistentes. Estas no dejarán de aparecer y tratar de captar tu atención. También es común que aparezcan solicitudes de información sospechosas, que te piden datos personales o acceso a tu ordenador.

Junto a esto, las páginas fraudulentas suelen contener faltas de ortografía evidentes, descuentos que no tienen sentido o remedios milagrosos. Su diseño está habitualmente poco cuidado y encontrarás enlaces que no conducen a ningún lado. Si identificas varios de los indicadores mencionados, es recomendable que abandones la web. 

Busca la política de privacidad del sitio web. Este es un síntoma de que estás en una página de confianza, ya que en este documento el propietario te explica la actividad que realiza o cómo se usan tus datos. No dudes en consultarla y verificar la información que aparezca en ella, al fin y al cabo te afecta directamente como persona usuaria de sus servicios. En esta parte de la web también puedes cotejar los datos del propietario, que aparecerán en su interior, para verificar que es realmente quien dice ser.

Otros modos de verificación

Por regla general, los sitios web muestran los métodos para contactar con la persona propietaria. Estos se encuentran en la propia página de contacto, en la parte baja de cada sección o en la zona alta. Ya sea a través de correo electrónico o teléfono, si tienes alguna duda acerca de la seguridad, no dejes de realizar la consulta. De esta forma, te aseguras de que existe una persona responsable capaz de responder a tus preguntas.

Una señal de peligro se basa en los redireccionamientos maliciosos, los cuales te conducen a otra web en cuanto accedes a la primera. Esto podría ocurrir en una página segura, en especial en las conocidas como páginas de aterrizaje. Sin embargo, si encuentras algún factor dudoso, como una oferta exageradamente buena, podría tratarse de un sitio web malicioso. 

Los propios motores de búsqueda te avisan antes de acceder a la página de su posible inseguridad. Si vas a acceder a un sitio peligroso, te aparecerá una ventana informándote y preguntándote si quieres seguir adelante. Encontrarás frases como «Visitar este sitio puede ser perjudicial para su equipo«, lo que te servirá de indicación. No obstante, ten en cuenta que estos mensajes no son siempre precisos.

¿Existen herramientas para identificar sitios inseguros?

Por suerte, existen herramientas que te permiten identificar páginas web fraudulentas o poco seguras de forma casi automática. Los propios navegadores cuentan con medidas que las detectan. Estas consiguen bloquear ventanas emergentes, desactivan contenido inseguro o frenan descargas no autorizadas. Además, puedes comprobar el nivel de seguridad que estás usando con total libertad.

Por ejemplo, si estás utilizando el navegador Chrome de Google, sigue esta ruta: Configuración, Configuración avanzada y Privacidad y Seguridad. En esta sección podrás borrar las cookies de navegación o revisar cuáles son, ajustar la seguridad o controlar la información a la que pueden acceder los sitios web que visitas. Las opciones que te ofrece son completas y totalmente personalizables. En todos los navegadores podrás encontrar soluciones de seguridad similares dentro de la pestaña de Configuración. 

También existen herramientas disponibles en línea para rastrear direcciones en buscas de virus u otras amenazas. Un ejemplo es VirusTotal, una web que te permite verificar otras, así como archivos que sospeches que puedan estar infectados. Otra que te interesará es la herramienta whois de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN). Gracias a ella podrás saber a quién pertenece la web, cuándo la registró y podrás contactar con el o la propietaria.

Por último, hoy día la mayoría de antivirus cuentan con funciones integradas para verificar sitios web. 

Como ves, tienes a tu alcance diferentes alternativas para comprobar que una web es auténtica e, incluso, conocer quién la posee. Es muy recomendable prestar atención a este detalle, ya que es la clave para saber si es alguien de fiar o no.

¿Por qué debes navegar en sitios seguros?

Cuando navegas por sitios web seguros estás minimizando el riesgo de que tu equipo quede afectado por un ataque cibernético, como un virus o cualquier otro tipo de programa malicioso diseñado para ocasionar un perjuicio en tu ordenador o teléfono móvil. 

También evitarás ser víctima de fraudes, estafas o robo de datos. Quienes delinquen suplantan la identidad de páginas seguras con estas finalidades. Esto se conoce como phishing y consiste en emplear un anzuelo, en este caso una web, para realizar sus actividades. Podrían hacerse pasar por una tienda en línea y conseguir tu cuenta bancaria o el número de tu tarjeta de crédito sin que fueras consciente de ello. Sin embargo, manteniendo una navegación segura y tomando las precauciones necesarias, como comprobar la veracidad de la página antes de efectuar la compra, evitarás este problema.

Junto a esto, estarás cumpliendo la legalidad, ya que muchas páginas web inseguras se dedican al pirateo de música, películas o videojuegos. Al visitar estos sitios es frecuente que los dispositivos queden infectados por todo tipo de programas maliciosos. Las personas propietarias no guardan las medidas de seguridad necesarias, suelen abusar de los anuncios y solicitarán todo tipo de permisos que no debes dar.

Además, en caso de que efectúes una compra, es posible que luego no puedas contactar con el proveedor. También perderás la garantía de que el producto llegue en buen estado o que realmente adquieras lo que habías comprado.

Cabecera VUELA 1 1

¿Por qué apuestan las páginas web por la seguridad?

Los peligros en la red existen, eso es algo innegable. Esto lleva a que las y los propietarios de los sitios web, en muchas ocasiones empresas de gran renombre, trabajen activamente para protegerte. De actuar de forma contraria, se estarían saltando la legalidad vigente. Un buen ejemplo es el cumplimiento del RGPD, el cual define cómo tratar tus datos y la protección que debe establecerse para que tu información privada no quede expuesta.

Además, un sitio web inseguro genera desconfianza en sus clientes o usuarios. Para evitar estos y otros problemas, se afanan en demostrar que sus sitios son de confianza de diferentes maneras. Por ejemplo, cuando realizas una compra, tendrán un sistema específico para garantizar la seguridad de la compra, del cual siempre te informarán para una mayor tranquilidad. 

Una mala seguridad también afecta a la experiencia de la persona usuaria. Si la web no actúa como es debido, se sentirá frustrada e incómoda, lo que le llevará a irse a la competencia. Por tanto, existe un fuerte incentivo a garantizar una correcta navegación en todo momento, desde tu aterrizaje hasta cuando decidas abandonar la página.

En definitiva, navegar a través de un sitio web seguro te ayudará significativamente a cuidar de tus dispositivos y de la protección de tu información. En caso de que tengas dudas sobre la seguridad de un sitio web, revisa los factores que hemos expuesto. 

Y, recuerda, para mejorar tus conocimientos en esta materia, ¡sigue leyendo otros artículos de la Guía de Ciberseguridad!