Cuando navegas por Internet puedes encontrarte con diferentes situaciones que ponen en peligro tu seguridad y privacidad en la red. El primer paso para prevenirlas es conocerlas para poder identificarlas y evitarlas. Por ello, en este artículo te explicamos de forma sencilla cuáles son los principales riesgos que debes tener en cuenta cuando haces uso de Internet.

Ataques DDoS

Estas siglas significan Distributed Denial of Service y se traduciría como “ataque distribuido denegación del servicio”.

Se trata de un ataque a un servidor desde diferentes equipos al mismo tiempo,lo que provoca un colapso en su tráfico y, por tanto, que deje de funcionar. 

En otras palabras, podría entenderse como una sobrecarga al sistema que impide que las personas interesadas lleguen a su destino.

A pesar de que es una amenaza que no suele ir dirigida a personas concretas, suele utilizarse para bloquear páginas web o servicios online de cualquier empresa u organización y molestar así a las personas que las utilizan. 

Los indicios más evidentes de estos riesgos son los problemas de rendimiento del sitio web, ya sea desde su ralentización hasta incluso su inaccesibilidad. 

Phishing

Es un concepto que proviene de la palabra inglesa fishing (pesca), dado que se refiere a cuando un o una ciberdelincuente navega por Internet intentando “pescar” información confidencial de internautas que “muerden el anzuelo”.

¿Y cómo lo hacen? Suplantan la identidad de ciertas entidades, como bancos, agencias tributarias o compañías energéticas empleando diferentes medios: una llamada telefónica, un mensaje de texto, a través de una página web falsa o también por redes sociales. Aunque el más frecuente es el correo electrónico.

Básicamente te llega un mensaje al buzón de entrada que a primera vista parece normal, pero en realidad contiene un enlace malicioso. Suele ir acompañado de unos asuntos llamativos como “Alerta de seguridad”, “Nuevos gastos detectados”, “Factura vencida” o similares que incitan a abrirlos y clicar en dichos enlaces que, automáticamente, descargan un archivo infectado.

Robo de datos

En relación al riesgo anterior, existen también los ataques a las bases de datos para recopilar información muy variada: nombres, números de teléfono, correos electrónicos, números de cuenta, direcciones, contraseñas, etc. 

Pero el principal propósito de esta ofensiva es usurpar información financiera o datos corporativos a clientes o empresas.

El modus operandi más destacado consiste en una inyección SQL (Structured Query Language) que no solo permite tener acceso a datos sensibles de una base de datos, sino que también los destruye, aprovechando las posibles vulnerabilidades existentes de una página web.

Spam

Se le conoce también como “correo basura” o “correo no deseado”. Y es que se trata de mensajes que se envían de forma masiva por un remitente anónimo o desconocido y que la persona destinataria no ha solicitado.

En la mayoría de los casos se trata de campañas publicitarias y promociones, aunque actualmente la Ley de Protección de Datos prohíbe expresamente a las empresas enviar correos no autorizados. 

Ahora probablemente te estarás preguntando ¿y cómo es posible que siga recibiendo spam? Principalmente porque muchas veces se autorizan comunicaciones comerciales sin ser conscientes de ello o bien porque hay ciberdelincuentes cuyo objetivo es infectar los dispositivos de los internautas.

Virus informático 

Este tipo de malware está diseñado para provocar daños en un equipo, corrompiendo sus archivos, destruyendo datos o alterando su funcionamiento habitual. Son muy contagiosos ya que se replican automáticamente sin el consentimiento de las personas usuarias.

Las formas más comunes de propagación de los virus informáticos son las siguientes, normalmente mediante la descarga de archivos adjuntos:

Ahora que ya conoces cuáles son algunos de los principales riesgos con los que puedes encontrarte al navegar por la red, préstales mucha atención y sigue atentamente nuestros próximos artículos en los que te enseñaremos herramientas para protegerte y mejorar tu privacidad.

Además, en nuestro catálogo de formación gratuito también puedes encontrar cursos como este de “Seguridad en Internet”, en el que aprenderás a conocer las amenazas presentes en Internet, mantener y proteger adecuadamente tu equipo y su conexión a redes, entre otras materias.

Por último, recuerda que octubre es el mes de la ciberseguridad y en Andalucía Vuela lo celebramos con webinars gratuitos durante todas las semanas acompañados de una guía muy completa, con la que aprenderás a utilizar la tecnología de forma segura y mantenerte a salvo de ciberamenazas. ¡No dudes en consultarlos!